Autor Tema: Fotografía para niños. 5.- Composición III. Horizontes  (Leído 9074 veces)

Colegota

  • Palizas oficial
  • *
  • Mensajes: 8188
  • ¡Me faltan carretes!
    • ¡Me faltan carretes!
Buenas,

una vez que ya hemos aprendido a cambiar la perspectiva de una foto variando la posición de la cámara y del horizonte dentro de la imagen, vamos a realizar unos ejercicios muy visuales combinando todo lo anterior.


Horizontes cerrados

Un paseo con columnas y semitechado nos viene a la perfección para observar los cambios que se producen si dejamos el horizonte en el centro, arriba o abajo.




En la primera, apreciamos por igual todo el escenario. Y nos da una idea de cómo es tanto el paseo como el suelo y el techo vigado.
La segunda da más importancia al camino. Que en nuestro caso en concreto no tiene un gran atractivo (salvo que lo queramos usar como significado) pero que nos podría valer para situaciones en que el suelo tiene un cierto interés como empedrados, césped, jardines o posibles dibujos en el mismo.
La tercera sigue mostrando el escenario completo, pero predominando el cielo y ubicando por tanto el paseo dentro del parque gracias a los árboles que se ven a través de las vigas.

Los mismos resultados pueden hacerse mucho más patentes si en lugar de tomas a nivel como en las anteriores, usamos un contrapicado agachándonos todo lo posible para hacer las fotos.



Horizontes abiertos

Cambiando a un escenario más "abierto", aplicamos los mismos conceptos. En este caso, los árboles son la parte más llamativa de la foto, por lo que los horizontes bajos serán los que más nos interesen. La situación sería la misma tratándose de calles con edificios a ambos lados, o valles y cañones en la montaña.


Aunque daremos más énfasis si recurrimos de nuevo al contrapicado.


Podemos conseguir imágenes más atractivas situándonos a un lado del paseo en lugar de la toma central que veníamos haciendo hasta ahora. La valla de las obras queda muy antiestética, pero dejamos la foto para que el lector se imagine como hubiera sido sin ella.


En casos como el anterior, en que uno de los lados no tiene el mismo atractivo, siempre nos queda el recurso de girar la cámara para que sólo pueda verse el lado opuesto.



Un caso práctico

Llegamos a este rincón muy bien iluminado por el sol con un monumento llamativo y arbustos coloridos y tratamos de meter todo en la foto. Primero seleccionamos un lugar desde el que se viese la parte que más nos interesaba. Al fondo se apreciaba un hueco que daba a la parte trasera de un bar, lo que disimulamos usando el tronco de la palmera para que lo "tapase". Un par de pruebas nos revelan lo que puede dar de sí el escenario.

 

Al final, un contrapicado central dejando la palmera a un lado y el monumento a otro equilibra la imagen tanto en composición como en colores. Hemos despreciado el camino de tierra de la parte inferior comenzando la imagen por abajo en el césped. E incluido buena parte de la palmera. No lo hemos hecho por completo porque ello nos hubiera disminuido el tamaño del resto de los motivos. Los arbustos y los árboles terminan de rellenar y componer el decorado.


Saludos,
Colegota

[Todas las fotos de la sesión]
[Ver día anterior] [Ir al Índice del curso] [Ver día siguiente]
« Última Modificación: 09 jul 2007, 14:35 pm por Colegota »
[Canon EOS 50 40D (sin diapos ni nada)] [Escáner Minolta DSE 5400] [Vuescan] [El GIMP] [Galería] [Página de Viajes]